FANDOM


5.jpg

Quinta Temporada

Capítulo 1: "Hermosa sensación"Editar

El mundo se volvió más loco… no lo puedo negar pero aunque a veces la vida puede ser muy dura, despreciable y escaza, te regala momentos, pequeños momentos, para disfrutarlo al máximo y… descansar, si es posible, eso creo que viví los días previos antes de la primera visita… del Arca, siempre que la vida te regala buenos momentos, los malos momentos te azotan con fuerza, fuerza inexplicable, como de ciencia ficción…

Luego del secuestro que sufrimos y de la muerte de nuestro querido Alejo, seguimos sobreviviendo a lo largo de 5 días, en esos cortos días, sufrí un sentimiento indeseable: amor. No sé si era amor o qué, pero me empezó a agradar mucho, no era ni Rosa ni Camila, sino una chica rubia que encontramos en un kiosco abandonado llamada Sara, nos dijo que acababa de perder a su grupo por la amenaza continua de los muertos andantes, la trajimos al barrio con la condición de que solo le daríamos provisiones y protección a la noche y que, al otro día, la dejaríamos seguir su camino sola, pero ella… ella era una agradable sensación para los ojos, y era muy tierna y tranquila, era mi tipo, ella no se sentía atraida hacia mi seguramente, soy solo un chico que le falta un ojo, no creo que sea atractivo, la deje quedarse, sin medir las consecuencias, no había sentido lo mismo desde que  Verónica murió, y no quería volver a sentirlo, pero el corazón a veces te trae sensaciones que no quieres volver a repetir, es independiente.

Estábamos limpiando la entrada del barrio, sacamos los coches y los movimos hacia adentro de las paredes:

-Tenemos que discutir el asunto de dividirnos en casas, yo no estoy de acuerdo – les digo yo.

-¿Por qué? – Me pregunta Nico – estaría bueno tener nuestra propia casa, en vez de estar amontonados en la mansión…

-Ya lo sé – le respondo – pero todos juntos la protección aumenta, podría pasar cualquier cosa en un casa y los otros no nos daríamos cuenta, es cuestión de muerte…

-Franco tiene razón – dice Sara – aunque podríamos ser atacados por un muerto en la mansión todos podríamos acabar con el muerto sin problemas, si somos atacados separados, alguien podría morir, somos débiles separados.

Ella me había apoyado, era muy bueno para ser cierto, gracias a ella nos quedamos todos en la mansión unos días más, esos días fueron de lujo para mí.

Capítulo 2: "Mala pasada"Editar

Esa semana me logré acercar mucho a Sara, fue una semana tranquila y corta en mi opinión, pero lo peor estaba por ocurrir…

Luego de que Finalmente nos dividimos en las casas, cada uno tenía la suya excepto yo, yo la compartí con Fede, ya que tenía miedo y no quería quedarse solo, no había problema ya que las casas eran grandes y altas, pero una noche se escucha como algo golpea las rejas de la entrada, supuse que era un muerto, pero salgo a la calle y veo al otro lado de la reja un tipo enmascarado grande y fuerte, era Drago, diciéndome:

-¡¿Qué tal, imbécil?! ¡Déjame entrar si no quieres que haga estallar tu cabeza! Jajajajajaaaja...

-¡¡¡DEJAME EN PAZ!!! – le grité, cerré los ojos y los volví a abrir, había desaparecido.

Luego de mi ataque de locura, aparece Fede en medio de la noche preguntándome:

-¿Qué sucede? ¡¿Está todo bien?! Escuche que gritabas.

-Claro que si ¿Qué mierda haces afuera? Vuelve a la cama antes de que me enoje contigo.

Él se fue a acostar de nuevo, sentí que todo el mundo estaba contra mí, mi cerebro me jugo una mala pasada.

A la mañana siguiente, Camila y Rosa me pidieron permiso para ir hacia un mini mercado cerca y agarrar comida y medicamentos, ya que Rosa estaba con fiebre un largo tiempo, yo deje que vayan y fueron hacia allí, pasaron 3 horas y ellas no volvieron, Nacho, asustado, me dijo:

-¡Ya paso mucho tiempo! Voy a buscarlas, capaz estén en problemas...

-¿Estás seguro? Puedo acompañarte si quieres.

-No, no es necesario arriesgar al resto del grupo, yo me encargo.

Le di una escopeta y lo deje ir. El grupo se enojó con mi decisión, pensaban que estarían en peligro. Esperamos 2 horas y no volvían, agarre a Nico y a Leo y les dije:

-Están tardando mucho ¡Debemos ir allá y descubrir que esta pasando!

Capítulo 3: “Basurero”Editar

Fuimos en el auto Nico, Leo y yo a buscar a Rosa, Camila y Nacho. Llegamos al mini mercado abandonado, revisamos el lugar y no había nada, nos desesperamos porque no sabíamos dónde diablos estaban:

-¡Si no están en el mercado! ¿Dónde pueden estar? – les pregunte yo.

-Tenemos que revisar en los alrededores, capaz se escondieron por ver muertos andando – pensó Leo.

-Tiene sentido…

Alrededor del mercado encontramos la entrada a un basurero lleno de neumáticos y autos quemados, de ahí salían unos ruidos extraños de golpes:

-¡Capaz son ellos! ¡Vamos! – les dije.

Entramos y buscamos profundamente y no encontramos nada, pero de repente escuchamos unos ruidos de llantos y gritos como:

-¡DEJANOS YA!

Salimos corriendo hacia la dirección de esos gritos y encontramos (nosotros escondidos detrás de un pared) a Camila y Nacho arrodillados con dos tipos enfrente de ellos con grandes cuchillos y a Rosa tirada en el piso en medio de un charco de sangre, al parecer había muerto, Camila no paraba de llorar por su hermanita, Nacho estaba sangrando y tenía fracturas en la cara, un tipo les dice:

-¿Ahora, que haremos con ustedes? Llévenme con su grupo, a mí y a mi amiguito ¡Jajajaa!

-¡Están muertos! ¡Me escucharon malditos! ¡ESTAN MUERTOS! – los amenaza Nacho

-Jajajaa ¡Eres tan chistoso! Tengo un amigo que quiere verte…

Aparece Esteban riéndose muy fuerte, diciendo:

-Ohhh… ¿Qué tenemos aquí? Es el marica que dejo que me corten la maldita mano, pensé que éramos amigos, ahora tendré que molarte a golpes, llevarte al Arca y ofrecerte a Dios como sacrificio, a Él le gustara mucho…

Capítulo 4: “La entrega”Editar

Esteban empieza a golpearlo mucho a Nacho, entre los llantos de Camila, Leo me hace una señal y salimos del escondite, les apuntamos a los tipos y grito:

-¡¡DEJEN YA A NUESTRA GENTE!! Si no quieren morir, déjenlos.

Dejan de golpearlo a Nacho y nos empiezan a mirar fijamente:

-¿O qué? Nos mataran, si nos matan vendrá Noé y los masacraran profundo hermano – me dice Esteban.

-¿Sabes que mataste a mi amigo sin razon alguna?… ¡Yo no soy tu hermano! – le respondo

Saco la pistola y le disparo en la pierna, los otros tipos se levantan y les apunta a Camila y Nacho:

-¡Si quieren que vivan! – Grita uno de los tipos - ¡Tienen que entregarnos la mayoría de tus provisiones! Estaremos en la entrada del barrio en 2 horas, si se reúsan, los mataremos a todos ¿De acuerdo?

Luego de esto, Esteban y los tipos se van de allí en un camión, dejando a Camila llorando viendo como Rosa deja de respirar muerta en medio del piso, teníamos que deshacernos de estos locos de alguna forma. Regresamos al barrio, estaban Sara, Max y Fede afuera esperandonos, Sara me dice:

-¿Qué paso? ¡¿Dónde está Rosa?!

-Ella está muerta, el grupo que te conté la mato…

-Ohh… que triste por Camila, es muy feo perder a una hermana…

-Si… es difícil esto de ser el líder, pero ya no me preocupa que muera alguien, tal vez esté perdiendo humanidad, no lo sé…

-Ya lo sé lo que tienes, es que ya estás acostumbrado a la muerte, todos han muerto, solo quedan unos pocos para compartir el planeta.

-Si... tal vez es eso.

-Pero eres una gran persona, no lo olvides.

-Gracias… En una hora vendrán, tenemos que prepararnos ¡Tengo una idea!

Capítulo 5: “El plan que salió mal”Editar

Ellos vinieron, el Arca, unos 5 tipos y tocaron la reja, uno de esos tipos era Noé gritando:

-¡Hey! ¡Abran maldita sea! Traigan el pedido, la mayoría de las provisiones ¡YA!

Yo fui a encararlos:

-Acá estoy, no disparen ¿Qué clase de provisiones quieren?

-Quiero medicamentos para la gonorrea por favor, quiero caramelos de sabor durazno... ¡¿ME ESTAS CARGANDO?!  ¡Si quieres mete todo! La mitad de la medicina, comida y abrigo ¡RAPIDO!

-Jeje... ¿Y si me niego?

-Te vamos a agujerear el cráneo ¡Puto!

-No lo creo... ¡YA!

Mi grupo sale de su escondite y les empieza a disparar, matamos a 2 tipos:

-¡DÉJENOS EN PAZ O LOS MATAREMOS A TODOS! – le grito.

-¡Vámonos chicos! – grita Noé a los otros dos.

Pero ahí es cuando inesperadamente uno de ellos le dispara a Sara en la cabeza en frente mío. La habían matado en mi cara, a la mujer que me gustaba. Una gran ira y furia salió de mí y cuando ellos se estaban yendo en sus dos autos, salgo a correrlos a ellos velozmente, adentrándome en lo profundo del bosque. 

Corrí hacia un vehículo un kilómetro, cuando veo que para y mato a los dos tipos del vehículo clavándoles un cuchillo en el cuello, agarre ese auto y empecé a manejarlo hasta que encontré el otro al lado mío, agarre una ametralladora y le empecé a disparar en movimiento, no le di y se me acabaron las balas, y agarro un camino elevado, viendo abajo el auto donde estaba solo Noé, empiezo a ir a toda velocidad y dirijo el auto para que caiga encima de Noé, salto del auto y cae sobre él, destruyendo ambos vehículos y Noé choca contra un tronco.

Capítulo 6: “Lucha”Editar

Yo me quede tirado en el suelo, herido por la caída de un auto en movimiento, estaba furioso por haber matado a Sara, y veo que sale del vehículo Noé herido y con un rifle gritándome:

-¿¡Te crees listo!? Eh? Maldito hijo de perra, ¡SAL DE AHI!

Y él sube arriba y comienza a disparar, y se sorprende de que no esté yo:

-¡VAMOS!  ¡Pelea! 

Ahí salgo yo de un arbusto (estaba escondido) y lo ataco con una roca, rompiéndole la nariz, pero él me pega un patada en la panza y caigo, la pelea era dolorosa, hice que se golpee contra un árbol, y él hizo que escupiera sangre, pero no importaba nada, solo estaba podrido de sujetos como él, sujetos manipuladores y adictos al poder, él me daba asco y tenía que eliminarlo como sea, pues por suerte aparece en ese momento Nico y le apunta a Noé:

-¡LARGO DE AQUI! – le obliga Nico.

Noé se larga de ahí con una gran sonrisa y exclama antes de irse:

-Sera mejor que revisen a sus amigos, podría faltar uno, jefe...

Nico me levanta del suelo y nos largamos desconcertados por lo que dijo Noé hacia el barrio, cuando llegamos les preguntamos si estaban todos y Camila me dice:

-Últimamente no vemos a Nacho ¿Por qué lo preguntan?

-Mierda, se llevaron a Nacho ¡REVISEN TODAS LAS CASAS! – les obligue yo.

Revisamos las casas y no se encontraba por ningún lado, lo habían tomado de rehén, era seguro y nos planteamos hacerles una visita sorpresa a esos hijos de perra... Preparamos todo para el viaje: granadas, rifles, munición, pistolas para cada uno, linternas... Teníamos que ir a salvarlo, era parte de nuestro grupo y protegió a Camila anteriormente. Emprendimos Camila, Max, Nico, Leo y yo el peligroso viaje hacia El Arca que estaba en las alcantarillas, supusimos que estaba cerca, ya el pueblo era chico y a unos 5 kilómetros al menos.

Capítulo 7: “No hay tiempo”Editar

Antes de salir, le dije a Fede que se quede en la mansión y no abra la puerta hasta que yo o el grupo vuelva, él entendió, nos fuimos en el camión hacia allí. Llegamos a una planta potabilizadora y al lado hacia una entrada hacia el drenaje, entramos y el olor nunca falta... vimos en las paredes un par de señas de flechas, las seguimos para ver hasta dónde nos conducía, en un punto escuchamos un tipo caminando por nuestro camino, nos escondimos y supuse que era uno de ellos, lo seguimos silenciosamente y llegamos a una enorme construcción debajo del pueblo, y estaba habitado, vimos muchos hombres caminando allí, de entre ellos vimos a Noé, él estaba arrastrando a Nacho y lo encerró en una jaula con otro tipo, Max me dijo:

-Franco, tu ve ahí a sacarlo, nosotros distraemos a los guardias ¡Ve!

Yo fui corriendo hacia él, mientras Max con su sable partía a la mitad a los guardias, lo saque a Nacho, estaba bien por suerte, él me dijo señalando al otro que estaba en la celda:

-Por favor, llevémonos a este tipo ¡Es un buen hombre!

-Está bien ¡No hay tiempo de hablar! – le respondí.

Empezamos a caminar para salir de allí, pero por sorpresa nos tapan el camino, queremos volver hacia atrás pero aparece Noé:

-Vaya, vaya, vaya... esto es putamente interesante Jajajaa.

-Miren chicos, vino a buscar a su amigo, hay que matarlos a todos ¡¿QUÉ DICEN?! – pregunta Noé.

Todos los tipos empiezan a gritar: -Mátenlos, mátenlos.

En ese momento es cuando Nico se logra soltar y mata a algunos de ellos, todos nos soltamos y empezamos a correr, pero ahí es cuando Noé agarra un cuchillo y se lo tira a Leo en la nuca, matándolo, yo (furioso) salgo a correrlo, y logro empujarlo y le clavó un cuchillo en el cuello, agarro la pistola y le digo:

-Lo siento, pero este pueblo es muy chico para los dos...

Capítulo 8: “El abandono”Editar

A continuación le pego un tiro en la cabeza, sus hombres, al ver esto, empiezan a tirarnos granadas, veo que una desgraciadamente cae al lado de Max, yo le grite:

-¡SAL DE AHÍ! 

No logra escucharme a tiempo y explota en su cara, Nico me grita:

-¡DEJALO, YA ESTA MUERTO!

Lo tuve que dejar, salimos corriendo de ahí y nos fuimos en el camión muy rápido. Logramos llegar al barrio cerrado de vuelta, nos reencontramos de vuelta con Fede y conocimos a Marcial, era el tipo que estaba con Nacho en la celda.

Pasaron 2 meses desde que rescatamos a Nacho y Marcial, empezamos a preparar el barrio a la perfección, conseguimos muchas provisiones en un gran supermercado y estábamos muy bien, pero lo bueno, como ya dije, NUNCA dura, lo peor no había pasado aun...

Luego de 2 buenos meses, estaba anocheciendo y escucho que alguien toca la puerta de la entrada, me sorprendí a ver a Max ahí parado, pensé que era una alucinación, que no era verdad, pero si, el mismo Nacho se sorprendió al verlo, tenía la mitad de la cara quemada, fui a hablarle:

-Lo lograste ¿Cómo?

-La granada solo me daño la mitad del cuerpo, arde como la puta.

-Pero... ¿Dónde estuviste estos 2 meses?

En ese momento lo veo apuntándome con un subfusil en la cabeza:

-Estuve entrenando a mis hombres... ¡SALGAN!

De afuera salen muchos vehículos queriendo entrar adentro:

-Si no quieres que te agujere la cabeza, déjame entrar ¡YA!

Capítulo 9: “Todo termina”Editar

Hago que sus hombres entren adentro, luego de eso, logro distraerlos y nos vamos todos corriendo hacia adentro, ellos no pararon de dispararnos, le dieron a Marcial en la cabeza y lo mataron, un tipo grande agarra una bazuca y comienza a disparar contra las casas, destruyéndolas e incendiando todo, estaban locos.

Nos interceptaron un grupo de muertos, ya que habían destruido las paredes y lograban entrar, yo y Nacho nos escondimos en un establo, cuando entramos yo le dije:

-¡Donde están los otros!

-Lo lo los perdimos, tenemos que salir de acá ¡Max ha enloquecido!

-Lo se ¡Salgamos por la puerta trasera y si los encontramos nos largamos por donde entraron los muertos!

Salimos por atrás y encontramos a lo lejos unos tipos apuntándonos, nos escondimos de inmediato y nos disparaban, yo con la ametralladora les disparaba y mate algunos, pero uno de ellos le dio un balazo a Nacho, estaba desangrándose, le puse fin a su vida con un tiro en la cabeza...

Estaba solo, Nacho había muerto y perdí a los otros, luego de matar a los tipos, salí de ahí y me encontré con otros, me siguieron y entre a una casa, ellos me empezaron a tirar bombas molotov, ellos incendiaron el lugar y estaba a punto de quemarme y yo escuchaba como los muertos se deboraron a los tipos, logro salir de ahí sano y un tipo me empieza a disparar, por suerte un muerto caminaba cerca y lo agarre y me cubrí de los disparos, empiezo a correr a tantear para encontrarlos y en una casa veo a Nico y Camila llamándome, entro y les digo:

-¡Donde esta Fede!

-No lo sabemos, él se perdió – me responde Nico.

-¡Acompáñenme a buscarlo!

-No es necesario – me dice Camila.

-¡De que estas hablando!

Capítulo 10: “Bala por bala, diente por diente..." (Final de Temporada)Editar

No me responden, Camila señalando mi pistola me dice:

-¿Te quedan balas?

-Creo que unas 3 o 4 balas ¿Por qué?

-Queremos que agarres esa arma y acabes con todo el dolor y sufrimiento que estoy viviendo – me responde Camila.

-¡¿Quieres que haga eso?! - exclama desesperado Nico.

-Por favor – me dice Camila llorando – no vale la pena seguir viviendo...

-Per...Pero... Está bien... Gracias por todo, fuiste de gran ayuda...

Después de esto, saco mi pistola, le apunto a su cabeza, cierro los ojos y jalo el gatillo.

Salí de ahí con un Nico destrozado y fui a buscar a Fede, cuando escucho un ruido detrás de mí y veo que era Max, con su sable y dos lobos acompañándolo, él le grita a sus lobos:

-¡ATAQUEN! ¡MATENLO!

Los lobos saltan hacia mí y empiezan a morderme la barriga muy dolorosamente, yo desesperadamente saco el cuchillo y se lo clavo a un lobo y lo mato, él otro me muerde tan fuerte que atraviesa mi panza con sus dientes, aparece Nico y lo mata por mí. Max golpea a Nico hasta dejarlo inconciente, empieza a gritar y con su sable intenta atravesar mi brazo, pero no lo logró, justo cuando me iba a partir a la mitad, aparece Fede y le dispara en la panza, Max me escupe y sale corriendo, Fede me pregunta:

-¿Estas bien?

-Sí... Tú.... ¿Lo estas?

-Si, lo estoy ¿Qué haremos ahora?

-Escuchame bien, nos iremos por las grietas de la pared destruida, creo que estaremos bien, solo debes confiar en mí y no parar de correr ¿Sí?.

-Esta bien, ¡Hagamoslo!

Esperamos a que Nico se despertára y empezamos a correr hacia la pared destruida...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar