FANDOM


  " He meditado a menudo sobre la muerte, 

                                                                y encuentro que es el menor de todos los males."

Sinopsis.Editar

Nuestros héroes quieren buscar respuestas al Holocausto, la resurrección de los muertos. Pero hay otras cosas de las que hay que preocuparse en un mundo así. Lo que descubrirán es que este nuevo mundo será el desencadenante de la verdadera cara bajo la máscara de las personas.

Capítulo II

Ellos volvieron.Editar

15 de Noviembre, 2013.

"'Como pueden suponer, nos dirigimos a aquel nuevo cine. Habíamos planeado ir a la calle 5, cerca de la municipalidad, donde era seguro estar sin que nos golpeen o den una paliza sea quien sea, solo Luke, German y yo, para luego encaminar hacia la estación, y encontrarnos con los demás muchachos.

Ellos volvieron. El tren era muy usado como transporte público en ese entonces, y, obviamente, muy barato, casi regalado. Se echa de menos los trenes con esos grafitis hechos por vándalos, a pesar de estar rodeado de gente y personas extrañas, y tal vez, peligrosas. Así que, todo sea para ahorrar, lo usamos para dirigirnos al susodicho cine. Los chicos lograron buscar asientos de lujo, en el segundo vagón. Menos para mí, que tuve que quedarme parado y alejado de ellos puesto a que ya había gente esperando a que alguien desocupe un asiento. Ellos volvieron. Tuve que estar al lado de un tipo de aproximadamente 60 años, que parecía no haber tomado una ducha en mucho tiempo. Como siempre, pasan por los pasillos los “comerciantes” intentando venderte cualquier cosa a un precio único, no entiendo como sus “negocios” no resultan. Como sea, eso no es lo importante... ¿verdad? A lo lejos veo acercarse a Luke, dispuesto a charlar.

-Hermano, solo quería avisarte que en la próxima parada nos bajamos del tren, no te quedes acá o no podrás ir al cine ¿cierto? –entre sus propias risas, yo hago lo mismo, pero sarcástico:

-JA JA. Como sea, no voy a perderme, Luke, sé dónde queda y también sé escribir y leer y blabla. –Luke también se ríe, mientras las personas miran muy desconcertados, como si estuviéramos drogados o algo así. Se dirige a su asiento, mientras se ve a German “socializando” con Javier y sus amigos. Era la primera vez que me sentía excluido de mis propios amigos, y colegas, de la vida.

Llegamos un poco tarde al cine porque nos detuvimos en un local de comidas rápidas y Javier pensó haber perdido su dinero, para luego encontrarlo en su bolsillo de la camisa. Tantas anécdotas. 

Ellos volvieron.

Sin antes tropezar con un perro, un gran rottweiler, que quería saborear la carne y jugo de mi pierna derecha ante la risa de todos, para nada vergonzoso. Entramos al cine, que estaba repleto de gente preparada para ver, como no, películas en gran calidad audiovisual. Había algunos re-estrenos de películas que habían hecho historia, tanto el cine como la sociedad. Pero, cuando invitamos a Javier y sus propios colegas, no pensamos en que podríamos tener gustos muy diferentes. Siquiera el gran Lucas “Luke” Gómez lo pensó. 

-Veremos ‘En busca del tazón perdido’ ¿verdad? –dijo German, yo y Luke estábamos de acuerdo, pues nos encantaban las películas del gran Andriana Bones. Pero Javier, con su jopo que distraía, nos preguntó:

-¿Y eso que carajos es? Suena a idiotez, nosotros teníamos planeado ver 'Veloz y Enojado'.

-Esa “idiotez” es mejor que esa película sobre autos chulos, grandísimo... tonto. –le dije, esto provoco que sus amigos me miren desafiante, como si estuvieran por darme una paliza, porque yo sabía cuándo era así la cosa, lo sabía muy bien. Interrumpe Luke y me susurra en el oído:

-Sí. Lo sé. Hasta una cabra tiene mejor gusto que ellos, obviamente, hermano. Pero, no queremos peleas y no necesitamos peleas, especialmente porque no sabemos ganarlas. Así qu... 

Bruscamente, le retiro su boca de mi oído y le digo:

-¡Lo sé!... Lo sé. –A Javier y los otros, les dije -Lo siento por decirles eso, muchachos. Podemos separarnos. Ustedes ven esa... película, mientras nosotros miramos la nuestra... ¿qué tal?

Todos asentaron con la cabeza, y nos separamos, y cada grupito fue a su sala luego de comprar las entradas, obviamente." 

Una noche en la casa de los Loa.Editar

14 de Noviembre, 2013.

Adrián, en la noche anterior al gran evento, termino decidiendo llevar un buzo verde con capucha y un "98" desconocido introducido en el pecho, junto a un pantalón largo, de jean nuevo y unas zapatillas recicladas de hace años, que seguía quedándole bien a pesar de haber crecido, y posiblemente, lo siga haciendo. 

-Adrián ¿¡Qué quieres comer!? -le grita desde la cocina su madre, mientras Adrián leía el número 4 de Watchmen.

-No sé ¿Qué hay? -pregunta con firmeza.

-¡¿Preguntaste que había?!

-Seh.

-Hay pizza de anoche y guiso.

-¿De lentejas y arroz?

-¡¿Qué?!

-¿¡De lentejas y arroz?!

-Sí, sí.

-Ah, quiero eso.

-¡¿Guiso?!

-¡Seh! 

Al finalizar el grito de su madre para que ponga la mesa, y luego a cenar, que era un famoso guiso de arroz y lentejas, algo que "el niño" adoraba sentir en su paladar.

-Tenés que tener cuidado allá afuera, puede pasar cualquier cosa. No quiero molestarte con un sermón o alg... -insistía su madre preocupada, mientras Adrián la ignora y sigue comiendo del plato con la cabeza abajo. -No quiero parecer muy molesta, pero ni siquiera te tendría que dejar ir. En unos días tendrás evaluaciones, y para serte sincera ni te he visto leer una letra.

Adrián deja de comer un rato y se limpia la boca lentamente con una servilleta, la mira a los ojos y dice:

-Que no me hayas visto hacerlo, no significa que no lo haya hecho. Recuerda ma, recuerda. Como... por... por ejemplo, cuando tenía que dar un examen oral de Lengua y pude aprobar, y todo el tiempo me molestabas para estudiar y estudiar. No soy un tonto ya, déjame en paz. Lo tengo todo calculado.

-No lo hare ¿Sabes por qué? Porque eres mi hijo y he sufrido mucho para que tengas los lujos necesarios. 

-Como sea. Estaré bien.

-¿En serio? Eso espero.

Aparece el hermano de Adrián, Rubén, de 24 años, luego de venir de la casa de su novia.

-Hola, pedacito de mierda ¿cómo te fue hoy en la escuela? -le dice su hermano, con un aire de despreocupado.

-Rubén, te he dicho que no le llames así -responde la madre.

-Rubén ¿cómo te ha ido buscando trabajo? -le pregunta Adrián, que responde con un silencio de aproximadamente 3 segundos, hasta que, dirigido hacia su madre, dice:

-Estaré acompañado, ya te lo dije, como mil veces, y literalmente. Bueno, no literalmente, pero si muchas veces. –Apuntando el tenedor al plato –Esto está muy rico, le falta un poco de... sal, pero está bien.

Adrián se pone a tragar alimento de nuevo, mientras su madre repetía en un susurro entendible "como quieras como quieras como quieras", dirigiéndose hacia el baño, y su hermano al cuarto correspondiente, para dormir.

La película no empezaba.Editar

15 de Noviembre, 2013.

“Ya estaba en la sala de cine, esperando a que la película aparezca en la pantalla y que empiece el show.  Pero, algo paso. Ellos volvieron. No sabría decir que fue lo que paso primero. Pero creo que tengo una idea de cómo fue, cronológicamente hablando. No sé los demás, pero yo empecé a sentirme rechazado por el olor que había un rato antes de que se comenzaran a escuchar gritos leves, que venían de afuera. Luego vinieron los gritos, y después, el olor empeoro. En la sala habían entrado unas 14, o 16 personas, nosotros tres incluidos. Y mucha gente empezó a sentirse incómoda, por lo que iban a quejarse, pero no volvían. Yo estaba transpirando, me gustaría saber el porqué, pero había cierta tensión en el aire. Como cuando en una película de terror, empieza a sonar en la banda sonora una especie de... advertencia que venía el monstruo o el asesino. Solo que, en esta ocasión, no había sonido, sino silencio, y se podía identificar sin motivo alguno. Creo que, a lo anterior, le siguió una mujer, joven y blanca como la leche, gritando ayuda y cosas como "se la devoraron" muchas veces, y la película ni siquiera empezó, y ya habían pasado como media hora. Al segundo que apareció la mujer, le siguió la policía y ayudaron a otros a cerrar la puerta de la sala. 

-¿Que está pasando? -dijo seriamente.

Había mucha gente asustada y llamando a sus familiares entre lágrimas. Los tres nos miramos y nos levantamos al mismo tiempo para ver que sucedía. Todo esto sucedía entre gritos y llantos, cada vez más. Estaban dos policías y tres tipos sujetando la puerta, pues, había algo con mucha fuerza que quería entrar. Un oficial ve a German, que era el más alto y le señala con el dedo.

-Tú. –German abre los ojos y deja ver muy bien el color azul de ellos –Ven aquí, por favor ¡Rápido!

-¿Qué? –German no entendía la situación, al igual que Luke y yo. -¿Yo? No e... 

-¡Apúrate, niño! –Le interrumpe al chico. -¡No tengo todo el maldito día! 

German se paró al lado del oficial de policía y este lo puso enfrente de la puerta junto a otros tipos gritando cosas como “¡van a entrar!” o, simplemente, insultos variados. Si, la situación era muy jodida."

¿Y?Editar

"Mientras German ayudaba a sostener la puerta, algo quería entrar, y debía de estar muy motivado para armar tanto quilombo con la policía. Vi a Adrián alejarse de mí un rato, buscando respuestas en una señora que venía de afuera, vestida con un rojo color sangre, y una pestilencia que tumbaba. Algo le dijo a mi hermano, me gustaría saber que era, pero luego de decírselo se sentó en el suelo y miro hacia la nada por minutos, entre ruidos ruidos y ruidos, tanto de gritos como de ese "algo" desconocido. Un policía apareció justo al lado mío, uno gordo y apestoso. El olor era más fuerte que nunca, apenas se podía respirar. El oficial "apestoso" me dice, con una voz agitada, como si lo hubieran estrangulado:

-Niño, dime tu nombre.

-Soy... soy Lucas, me dicen Luke, señor. -le respondí.

-Okey... Luke. ¿Con quién has venido?

-Vine con él -lo decía señalando a Adrián, mientras sigue sentado, ni se le notaba respirar. -y con el chico alto que ayuda con la puerta... Señor.

-Okey... Necesitamos que la mayor cantidad de personas sepan que está sucediendo, po...

-Lo siento, señor, pero tengo curiosidad. -interrumpí al panzón.

-Okey, niño. Aquí va... No sabemos qué sucede, ni de dónde vienen.

-¿Cómo? Espera... -llevándome las manos en la cabeza, como si me fuera a agarrar una terrible jaqueca.

-Pero, recuerda que es muy importante, al parecer, nunca pensé que diría algo así antes, bueno... al... al parecer se los detienen, recuerda chico, lastimándoles en el cráneo, su cerebro...

-Discúlpeme oficial ¿Se puede decir insultos delante de una autoridad?

-En estos casos, no hay problema.

-Ah, gracias... ¡La re putisima madre que los parioó!

-Necesito que le digas a ellos eso y...

-Pero -otra vez lo interrumpe -¿Qué carajos son? ¿No saben nada de nada?

-Lo único que sabemos es que muchos los llaman "carnívoros" o algo así. No sabemos si es escala mundial o solo acá. En cierto modo, estamos aislados. Además de eso, nada.

-Pero ¿Nada nada?

-Sí, nada.

-¿Seguro? Algo más deben saber...

El policía suspira y se retira, mientras las personas intentan salir por la salida de emergencia, una por una. German aparece al lado mío, asustado y agotado.

-Oye, hay rumores que unos malditos monstruos carnívoros devoran gente ¡Es una puta locura! Esto es pura mierda...

Luke sigue confuso, porque Adrián sigue estando sentado a un costado, desde hace minutos.

-Amigo ¿Qué carajos le pasa a Loa? Parece como si un negro de 3 metros lo hubiera violado, hermano.

-Ni idea, tendremos que llevarlo a la fuerza, algo le pasó. Intente hablar con él, pero parece una planta. No dice ni mierda.

-Iré yo, hermano.

Me dirigí hacia Loa entre la desesperación y la ignorancia de los espectadores, el lugar se cae a pedazos como si una pequeña brisa se llevara pétalos de una flor.

-Mira... -se agacha y mira a los ojos a Adrián. -No sé qué carajos te pasa, pero no tengo que aguantar esto. Yo y German nos iremos, en la primera oportunidad que tengamos, si quieres vienes con nosotros. ¿Podrías por lo menos decirme que te sucedió?

Un gran silencio en el rincón, hasta que Loa dirige los ojos a los míos y me dice:

-¿Quieres... quieres saberlo? -De vez en cuando le salía una pequeña lágrima.

-Por supuesto que quiero saberlo.

-Bueno... Estaba... -pareciera que a ratos no podía respirar. -Esa señora de allá -señalándola -acaba de perder a sus hijos, un chico... de 6 años y una pequeña de 4. Dijo, yo lo escuche, que... se lo dijo a la poli. Dijo que un hombre los mato, un hombre peculiar al parecer, con grandes dientes y tenía la piel putrefacta. Yo estaba desesperado buscando más respuestas, hasta que, esta señora de allá, -señalando de nuevo, a la misma mujer -me agarro fuerte por los hombros, me lanzo contra la pared y me dijo... me dijo...

-¿Qué? ¿Qué te dijo? -desesperado, ya no podía saber que era seguro o no.

-"Ellos volvieron"."

Tiempos de miedo.

El vehículo estaba circulando por la ruta, Luke iba volante y no estaba seguro por donde estaba conduciendo, solo quería salir de allí. Hubo un gran silencia, estaban todos agotados de tanto correr y cansados y asqueados de tanta muerte que habían visto afuera del cine. De repente, Luke rompe el silencio y señala el estómago de Loa, que iba en el asiento del acompañante, mientras que German iba atrás, bien calladito.

-Estas sangrando. -le dice Luke a Loa.

-¿Qué? -respondió Loa, segundos después.

-Tu panza, está sangrando.

-Ah... no... No es mi sangre. No estoy seguro, pero creo que es del policía. Es una lástima que el poli no sobreviva, nos cuidó cuanto pudo. Pero por lo menos estamos seguros que lo que te dijo en la sala de cine era verdad. La cabeza, esa es la clave.

Luke, distraído mirando afuera de la ventanilla mientras conduce, ignora lo que dijo Loa.

-Dejamos a Javier y los demás atrás. -dijo Adrián.

Nadie hablo por 5 segundos, solo se oía la devastada carretera chocar con las llantas del coche.

-¿Qué creen? -insistía el Luke. -¿Creen que siguen vivos? Eso no importa ya.

-No lo sabemos, apenas logramos salir vivos de ahí, capaz siguen vivos, capaz no. -le dijo Adrián, mientras miraba a un traumático German mediante el espejo retrovisor.

-Deberíamos hacer algo. No me siento bien sabiendo que ellos están muertos.

-Era una puta sangría ahí, y lo viste. No vamos a regresar, maldita sea. -exclamo Luke.

Luego de unos segundos, Luke frunció el ceño y paro el coche bruscamente a un lado de la carretera. Adrián lo miro y bajo, también Luke, German seguía atrás, asimilando lo que había visto. 

-¿Nos detendremos acá? -comento Adrián.

-¿Acaso vimos lo mismo? Tú estabas ahí ¿O tu cabeza estaba en la puta Luna? -dijo Luke, mientras Loa se lleva las manos a la cabeza, sin saber qué hacer. -Esto está muy mal, de verdad mal.

-Bien. Solo tenemos que pensar, con calma todo esto. -respondió el muchacho/niño llamado Adrián Loa.

-¿Pensar? ¿Pensar que mierda? Te diré que paso, porque al parecer no te quedo muy bien claro. Estuvimos en un tiroteo, la mayoría de la policía no sabía dónde darles y les disparaban a esas cosas sin éxito, en el pecho o en las piernas, hasta que se dieron cuenta que había que darle a la cabeza pero ya era tarde, la gente muerta y tirada en el sucio suelo, muchos oficiales que no volverían a ver a sus familias, vivas o muertas, coches y accidentes en el maldito cruce... Por el amor de Dios, inclusive escuchamos explosiones cuando nos íbamos y ta...

-Luke, -lo llamo por su nombre de pila. -Sí. Lo vi todo, la misma porquería que vos, imbécil. 

-Ohh ¿Imbécil? ¿Por qué la agresión, hermano?

-¡Ya deja de decir "hermano"! ¡Es tan molesto! Solo hay que tranquilizarse, yo tampoco estoy bien, y sí. Vi todo la misma mierda. Busquemos teléfonos públicos, no sabemos ni mierda de nada.

-Ese es el peor problema, no sabemos... una... mierda... la puta madre. No tendría que haber venido, no tendría q...

-Yo también me arrepiento, los celulares no tienen señal y no sabemos a dónde ir. Veamos al próximo pueblo. Fue tu maldita idea venir al cine, así que calla la puta boca.

-Interesante, no me había dado cuenta. -con tono sarcástico, dijo eso Luke.

-Cierra el pico ¿Quieres? Ya me estas pudriendo. -les respondió Adrián, rápidamente.

-¿En serio? No voy a cerrar mi pico. Te voy a patear el culo.

-¡Esto es el colmo! Te voy a obligar a que me la chupes, puto.

El enojo/miedo de Adrián llega lejos, e intenta pelear con Luke, tirándolo al suelo justo al lado del coche. En ese momento German se levanta y se propone separarlos.

-Maldita sea... ¡Paren! ¡Ya!

Eso hacen los dos y se levantan, sacudiendo sus ropas por la tierra.

-¡Ey! ¡¿Qué les sucedió?! No es la primera vez que pelean, pero sé distinguir entre juegos y una de verdad. ¡Por Dios!

-Lo siento. -le dijo Adrián.

-Bien. ¿El calor les afecto el cerebro? Puedo entenderlo, hace bastante calor... ¿No? Igual, había escuchado que iba a llover uno de estos días. -German, sin darse cuenta, se distrae, a la mirada de sus amigos. -No estaría mal que refresque...

-Espera ¿Cuál es tu puto punto? -le pregunta Luke.

-Ah, cierto. Podemos resolver este problema ¿Saben?

-Ey, que ahora podría tener daño mental, no me será fácil creerte.- le responde Loa, pateando una roca.

-¿Saben quiénes tienen un puto problema? -Adrián y Luke escuchan.- La gente que vimos, los que estaban tirados en la calle, o... donde sea. Con un gran charco rojo y con una mordida en el cuello, o simplemente muertos, sin vida, adiós para siempre ¡Bye! ¿Comprenden, Luke, Adrián?

-Lo sé, hermano. -le dice Luke.- Lo "putamadre" sé.

-¿Lo "putamadre" sé? -menciona Loa. -¿En serio? ¿Quién carajos dice esa mierda?

-Calla, por favor.

-Muchachos, -continuó Adrián.- ¿Qué hacemos ahora? ¡Ya sé! Bueno... en realidad, debemos buscar... ir a buscar gente, personas, a otro... lugar.. pueblo.

-Yo. Picar. Mi. Cabeza. No. Entender. Lo. Qué. Querer. Decir. - lo interrumpe Luke a Loa, quien está con las palabras en la boca, al borde de la transpiración, si no era de un ataque cardiaco.- Me parece bien lo que dijiste. Pero hay que moverse como el viento, actuar rápido, ser listos y no...

-Pará, che. Me duele la cabeza, no tengo ganas de... hacer algo, me siento... un poco débil, ¿podríamos esperar una media horita? -Adrián, mientras se sienta al costado de la carretera vacía y silenciosa, con una expresión de cansancio y fatiga tremenda.

Los chicos están desequilibrados: Luke no para de caminar por toda la ruta, dando vueltas y vueltas, como un auto de carreras en una pista ovalada; Loa está sentado, con las manos en la cabeza, pensando en lo que debería hacer en algo como esto. "EEsto es un sueño, solo eso, todo volverá a la normalidad y... PUTA MADRE" Él piensa; German, por otro lado, se echó una siesta, temblando, tan inesperado como siempre, hasta que este se despiertarepentinamente con una sonrisa en la cara... hasta que recuerda que no es un sueño y esa sonrisa se desvanece muy rápido. Se agacha y observa al perturbado muchacho.

DatosEditar

  • En este episodio se tratara de pura supervivencia después del Holocausto (brote zombie).
  • Los protagonistas se encontraran con otros vivos en su camino.
  • Planearan dirigirse a una ciudad grande para buscar resultados.
  • Sera la introducción de personajes importantes.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar